CARLO CUÑADO

 

He nacido en Burgos (España) en 1989 y crecido en un pueblo de 400 habitantes de la Ribera del Duero, con humildad, humanidad y muchos sueños. Vengo de una familia de profesionales de la medicina y la economía, pero todos con una vertiente artística. Mi madre la pintura, mi padre la escritura y mi hermano mayor la producción musical. He aprendido de los tres y me han enseñado a ser serio en mi profesión y constante en mis pasiones. He roto el hielo y he decidido hacer de mi vocación, mi vida. La comunicación, el arte y las relaciones humanas me definen y hacen feliz.

Me he formado en la Escuela Superior de Comunicación, Imagen y Sonido CEV de Madrid como profesional en Imagen y Fotografía, y en el Centro Universitario Villanueva con la doble titulación en Comunicación Audiovisual y Producción-Realización-Dirección de Contenido Audiovisual. Además de una formación alternativa en Música, Teatro, Escritura, Diseño y Marketing Digital.

 

Mi carrera profesional siempre gira entorno a la producción y la dirección de imagen en eventos culturales, a la comunicación en instituciones públicas y la gestión de los recursos humanos en ONGs o colectivos sociales. Recorriendo el mundo y viviendo en Madrid, Ibiza, México o Dublín, ciudad donde actualmente resido. He trabajado en el Ayuntamiento de Madrid, la Embajada de España en México, La Cámara de Comercio de España en Luxemburgo, El Circo del Sol en Ibiza o como agente social en Dublín. Un perfil todoterreno de la comunicación, la cultura y la producción artística.

Te presto mis ojos

 

Te quiero prestar mis ojos para mostrarte el mundo como yo lo veo. Una vez tuve una experiencia que me reveló los cuatro pilares fundamentales de mi vida, el camino a seguir; VIAJAR, AYUDAR, CREAR Y AMAR. Viajar por el mundo para encontrarme a mi mismo, ayudar a las personas y compartirse sin complejos con los demás, crear experiencias, relaciones y arte, y amar al ser humano, y en especial, a las personas que me quieren, y así amarme a mi mismo y a todo lo que me rodea.

 

Me mueve la fotografía; el paisaje, el retrato humano, el desnudo, las formas, la gastronomía, el retrato de la realidad pero también el surrealismo. Viajar como nómada digital y comprender el mundo quizás sea mi mayor placer. Grabarlo todo en vídeo y jugar con la edición para contar una historia a través de mis ojos, capturar momentos y hacerlos infinitos. Escribir libera todo lo que acumulo dentro de mi, poniéndole palabras a las emociones para ser comprendidas por los demás. Amo al ser humano en todas sus versiones y me es propio relacionarme, escuchando y expresándome. Buscando esos momentos que parecen que están escritos solo para ti, que son especiales, diferentes a todos los demás, iluminación. Pues un coleccionista de belleza me siento. 

Ahora que puedo y quiero, me gustaría comentar algunos puntos que también me definen; No puedo soportar el maltrato animal y quiero como a mi madre, que en verdad también lo es, a la naturaleza. Siento como propias todas las injusticias y el abuso de poder me agota. Admiro todas las peculiaridades del ser humano pero no distingo a las personas por su nacionalidad, sexualidad, género o condición social, sino por su corazón y valor. Soy hipersensible, claustrofóbico y nocturno. No conozco el miedo pero practico el respeto. Para mi, todo es único, y por lo tanto, perfecto.

 

Todos tenemos un camino, una historia, una forma de comprender la vida y de vivirla. 

 

Yo quiero contarte mi historia, prestándote mis ojos.

.