Los 33 platos más raros de la gastronomía española

Actualizado: 7 de mar de 2020

Cuando viajo a otro país me encanta probar la gastronomía local, buscar lo más típico y sorprenderme con los platos más extraños de las culturas. A veces nos quedamos con la boca abierta con ciertas comidas o formas de servirla cuando viajamos fuera de nuestro país. Incluso llegamos a pensar que es una locura comerse dicho plato o nos produce un asco que nos impide probar el alimento.

Fotografía tomada en Tailandia


Como españoles, en mi caso, nos ruborizamos cuando en otras partes del mundo pueden comer tiburón, ballena o incluso perro como comprobé en Vietnam. Alucinamos con las tarántulas y escorpiones fritos en Tailandia o los chapulines en México. Con las frutas exóticas o las formas de preparar la comida completamente diferentes a las que estamos acostumbrados en la península ibérica.


Erróneamente pensaba que a lo que yo estaba acostumbrado de comer era lo normal, y si es normal para mi, también lo es para el resto del mundo, pero evidentemente no es así. Cuanto uno más viaja, más reconoce en uno la influencia de la cultura, la educación y la cantidad de prejuicios que guardamos dentro de nosotros. Y me surgió la siguiente pregunta: ¿Qué comidas españolas provocan reacciones de sorpresa, rechazo o incluso asco en personas de otras culturas?


Cuando pienses en los 32 platos de la gastronomía española que te muestro y entiendas la sorpresa que provoca en quien nos visita, comprenderás que todo es cultural y que no hay que subestimar la gastronómica de otros países, y menos faltar el respeto. La mayoría de estos plato rarísimos, tanto españoles como de otros países, provienen de los ancestros, de tradiciones valiosas y centenarias.


¿Estás preparado para conocer los 32 platas más raros de la gastronomía española?


1.- EL RABO DE TORO es un plato típico cordobés (Andalucía) y se trata de un guiso estofado con la cola del toro, y no los genitales como muchos creen. El manjar proviene de la época romana y más tarde de las corridas de toros, con el objetivo de aprovechar la carne del animal, siendo el final de la corrida el momento perfecto y más sabroso para degustar el plato andaluz. Personalmente este plato me encanta pero entiendo que cause rubor entre los turistas. La carne es tierna y suave y no dura y amarga como se cree.

Foto


2.- LOS CALLOS A LA MADRILEÑA son junto al cocido, los dos platos más típicos de la capital de España. Los callos son la casquería o trozos de carne que sobran de las carnicerías, en especial las tripas, el morro o las patas de las vacas, cerdos o corderos que no se venden en los mercados. El plato data de 1.600 d.c. y se sirve en una pequeña cazuela de barro muy especiada, con un ligero sabor picante, salsa roja intensa y textura dura y gelatinosa a la vez. Personalmente, y que me perdonen los madrileños, soy incapaz de probar los callos, todo un reto para mi.

Foto


3.- LAMPREA COCIDA EN SU PROPIA SANGRE es un producto que procede de Galicia, más concretamente de Pontevedra y la desembocadura del Río Miño. Se le llama el pez vampiro por la cantidad de dientes que posee, es más antiguo que los dinosaurios y se hizo un plato popular desde la época de los romanos. Es como una sanguijuela gigante, nace y muere en los ríos de agua dulce pero vive en el mar atlántico. Es muy difícil adquirirlo y todo un manjar a altos costes. Quizás sea uno de los tres platos más arriesgados de la gastronomía española.

Foto


4.- LOS CHANQUETES FRITOS son un manjar prohibido de la Costa del Sol, más especialmente de Málaga, Andalucía. Son cientos de crías del pez "Aphia minuta" fritas y servidas con limón. Su pesca está prohibida desde 1988 pero se pueden encontrar de forma clandestina o no muy evidente en los chiringuitos de playa del sur de España. En Mallorca tienen otro nombre que es jonquillo. Cuando pedí en Málaga una ración de chanquetes con mi novio presente, él es brasileño, no daba crédito de lo que estaba viendo, cientos de bebés peces con los ojos y boca visibles. Pudo probar un par de ellos pero se quedó horrorizado. Y son estas situaciones las que me han inspirado a escribir esta publicación.


5.- LOS PERCEBES son crustáceos hermafroditas que viven agarrados a las rocas donde rompen las olas con más fuerza. Proceden de Galicia, el mejor sitio es Costa da Morte, pero también los encontramos en Asturias, Cantabria y País Vasco, además de Portugal y Marruecos. Es un manjar típico del norte de España y muy cotizado, es caro y difícil de pescar, pero también uno de los frutos del mar más sabrosos. Se cuecen con el propio agua del mar y se comen sin nada más añadido. Debo decir que me encantan.

Foto


6.- LOS CARACOLES son un manjar en varios países mediterráneos. Su consumo data del paleolítico pero fueron los romanos quienes perfeccionaron las recetas con dichos animales mediante criaderos y guisos elaborados. Son típicos de toda España pero los mejores lugares para degustar el plato son las zonas del interior, las Castillas y los pueblos de la capital. Lo más normal es salir en familia a recolectarlos del propio campo, dejarlos unos días aislados para que se limpien y luego comerlos cocidos con chorizo y especias. Personalmente, me encantan y es uno de los platos que más rechazo causa en los turistas cuando visitan España.


7.- ENTRESIJOS Y GALLINEJAS son los intestinos del cordero que sobran de las carnicerías, se fríen y retuercen dando un aspecto muy característico. Su consumo se centra en Madrid y se encuentra a bajo precio en tabernas populares, en ferias y quioscos durante las fiestas de los barrios madrileños. La textura es muy dura y el sabor muy intenso. Es otro de los platos a los cuales me resisto a probar.

Foto


8.- LAS PIPAS son las semillas del girasol y también son una verdadera adicción en España. Es cierto que más países como Grecia o Turquía las consumen, pero no con la frecuencia e intensidad que en España, encontrado pipas en casi todos los bares y festejos. Muchos amigos asiáticos o americanos se sorprenden con la forma que los españoles las pelamos, mientras ellos acostumbran a comprarlas ya peladas. Es el gesto repetitivo de pelar las pipas lo que les hace tanta gracia y sorprende a los extranjeros. En ocasiones utilizan el gesto de abrir una pipa con los dientes como broma referente a la cultura española, y a mi me encanta. También nos llaman pajaritos por el hecho de pelar las semillas como las aves.

Foto


9.- MANTECA COLORÁ DE ANDALUCÍA típica también de Extremadura. La manteca es la grasa pura de cerdo, el color rojo procede de los trozos de carne de cerdo picado y del pimentón que se mezclan haciendo una masa para untar en el pan. Se le añade orégano, laurel, vinagre y cáscaras de naranja. Tanto el olor como el sabor es muy intenso.

Foto


10.- ANGULAS es el nombre que recibe el alevín del pez anguila, único alevín permitido por las leyes de pesca españolas para el consumo. Es un producto muy caro y se suele utilizar otra especie más barata y fácil de pescar; la gula. Uno de los mejores sitios para su consumo es el País Vasco o Cantabria. Pequeñas serpientes de mar con un sabor salado y exquisito. De aspecto imponente pero recomendado.

Foto


11.- OREJA DE CERDO o oreja a la plancha es un plato típico de la Comunidad de Madrid. Se