Recorrer desnudos el bosque erótico de Cataluña

Actualizado: 26 de mar de 2020


El Bosque de las Esculturas Eróticas de Can Ginebreda en Porqueres (Bosc de Can Ginebreda-Museu d'escultures eròtiques, en catalán) se encuentra en la provincia catalana de Girona, al extremo noreste de España, en las faldas de la frontera natural de los Pirineos y la vecina Francia. Es un museo al aire libre con más de 110 esculturas dedicadas al erotismo y el sexo, pero también al reciclaje, la religión y la guerra. Un bosque típico mediterráneo de unos 40.000 m2 donde abundan los robles, encinas, pinos, enebros y madroños. Un paisaje natural increíble que inspira la paz para el visitante, la creación para el artista y el placer de todos los sentidos.

(Galería de fotografías propias, pulsa la flecha)


El artista creador del museo erótico es Xicu Cabanyes, uno de los escultores catalanes más importantes. En el año 1975 compró el bosque y comenzó a colocar estratégicamente sus obras, que continúa hasta el día de hoy, ampliando el museo con nuevas esculturas y recorridos entre riachuelos y sorpresas varias. La galería abierta se encuentra en el tercer bosque más antiguo de Europa y es el único museo erótico del mundo ubicado en patrimonio natural y con cualidades geográficas tan especiales. Sin lugar a dudas, uno de los sitios más peculiares de España y que recomiendo visitar.

(Galería de fotografías propias, pulsa la flecha)


Nosotros decidimos recorrer el museo desnudos, acorde a la temática y con el respeto que nos caracteriza. No había demasiados turistas y a los pocos que nos encontramos les alegramos la mañana, creyendo que éramos parte del espectáculo, algo como una performance de ninfas ibéricas en vivo bailando flamenco y abrazando árboles. ¿Por qué le tenemos tanto pudor al cuerpo humano desnudo? ¿Son complejos? Quizás prejuicios proyectados como miedos... ¿Qué escondemos? si todos somos humanos... piel, hueso y almas para ayudarnos. Ocultar lo evidente y esconder con verguenza lo único que nos pertenece, nuestro cuerpo, no es inteligente ni sano.

(Galería de fotografías propias, pulsa la flecha)


Casi siempre viajo con mi falda flamenca y aprovechamos la situación para bailar sobre una gran mesa de hormigón en lo alto de la montaña. De frente teníamos los majestuosos Pirineos y estábamos rodeados de surrealismo y belleza. Las patas de la cama eran dildos y caras retorcidas de placer, y la escena era digna para dejarnos llevar y bailar... disfrutar del presente, la salud y el placer de estar vivo.

(Galería de fotografías propias, pulsa la flecha)


Todos los cuerpos desnudos son bonitos a su manera, sin mirar a través de modas y estereotipos que más daño nos hacen de lo que nos aportan. El placer sano no es pecado, ni debería avergonzarnos mostrarnos tal y como somos. Sin hablar de lo absurdo que me parece la censura en las redes sociales hacia los pechos de la mujer pero no del hombre. Señales oscuras de un pasado que debemos actualizar y naturalizar. La castidad también puede tornarse perversión al igual que todos los tabúes que nos guardamos por miedo al que dirán, y que se pudren dentro de nosotros. El desnudo debe estar enmarcado siempre dentro del sentido común y el respeto público. Y con esto quiero decir que no te avergüences de tu cuerpo, que lo muestres con orgullo cuando tengas que hacerlo, porque es solo tuyo y lo que digan los demás, está de más. Prueba disfrutar de una paradisiaca playa nudista, experiencia que recomiendo. Juzgar a las personas por su físico es de idiotas y nosotros somos gente buena :)


¡Vamos a liberarnos de ataduras absurdas! Os invito a desnudaros, a quitaros los prejuicios y los miedos, que como bien dicen en mi pueblo castellano "con verguenza, ni se come ni se almuerza". Ya va siendo hora de volver a ser mas naturales, que las flores de plástico se derriten al sol...

Modelo y amiga Claudia Reig Martín.

Instagram @Claudia_reig_martin

www.mythym.org


“Nos dimos cuenta de que algo anda mal, si todos se enojan por el hecho de ver a dos personas desnudas.”


John Lennon.