El pueblo de Caleruega en Burgos, el puente entre el cielo y la tierra. (Guion vídeo)



Comparto el texto y guion del vídeo sobre el pueblo burgalés de Caleruega.


Te recomiendo ver el vídeo para conocer desde una perspectiva profunda y diferente esta joya rural de la provincia de Burgos en Castilla y León (España)

Sígueme en Instagram y hablamos @Carloartspain


Conoce el pueblo burgalés de CALERUEGA, el puente entre el cielo y la tierra.

Te voy a contar un secreto… se llama Caleruega. Un pueblo que no necesita demasiada poesía para mostrar su encanto. Nombrado uno de los pueblos más bonitos de España, pero semejante halago se queda corto y nos distrae de su verdadera identidad y misterio…


Caleruega es un punto energético que se percibe al primer silencio. Un puente entre el cielo y la tierra. El escondite real, donde reyes y condes ocultaron a sus hijos y sus tesoros. El lugar donde nació Santo Domingo de Guzmán, el fundador de la orden de los Dominicos. La pila bautismal desde la que muchos de los reyes de España han sido bautizados procede de aquí. Más de 40 yacimientos arqueológicos y conexión directa con la ciudad romana más imponente del norte de la península ibérica, Clunia. Responsable de la recuperación de especies animales que desde aquí afloran con una fuerza sobrenatural. Hija predilecta de la Ribera del Duero y un pilar fundamental de Castilla. Parada y punto estratégico del Camino del Cid Campeador. Y tu siguiente destino, el cual espera para ofrecerte una experiencia inolvidable…


Y quiero añadir algo, el valor humano de su gente. En masa y de manera independiente, decenas de vecinos y amigos se han puesto en contacto conmigo para llamar mi atención hacia su hogar, y por eso aquí estoy, compartiendo el orgullo por vuestro pueblo. Y declaro mi admiración por cada uno de vosotros y por todo lo que habéis hecho por nuestra tierra, porque entre todos estáis dando sentido y vida a uno de los rincones más bonitos de España. Y yo quiero que todos puedan verlo y vengan a visitarnos.


Nos ponemos en marcha para recorrer los principales puntos de interés del municipio. Nos adentramos en los montes colindantes llamados “las Rozadas” para hacer nuestra primera parada en las loberas. Una joya de la arquitectura popular castellana, rehabilitadas como museo, centros de interpretación de la naturaleza y espacios didácticos abiertos al público. Las loberas son estructuras circulares, dentro de los corrales de ovejas, con una sola entrada bien protegida que los pastores utilizaban para dormir y protegerse de los ataques de los lobos.


A unos metros de las loberas nos encontramos con la imponente torre mirador desde la cual podemos ver unas vistas espectaculares de los campos de Castilla y disfrutar de la naturaleza en estado puro.


En la Ribera del Duero, y en especial desde Caleruega, estamos luchando por recuperar y preservar las especies de flora y de fauna autóctonas y contrarrestar la falta de conciencia global y natural, y lo hemos conseguido. El futuro no tendrá sentido si no aprendemos de una vez a convivir junto a ellos, a respetar y proteger a nuestros amigos. La naturaleza no es solo un recurso que podemos explotar y aprovechar, es nuestro hogar, y todos juntos formamos uno. Caleruega, en pocos años, ha conseguido reunir una de las mayores concentraciones de aves carroñeras y rapaces del país. No puedo explicar lo que se siente desde aquí, rodeado de miles de majestuosos buitres de dos metros y medio, decenas de milanos y hasta cinco parejas de buitres negros. El ayuntamiento y los ganaderos han rehabilitado un palomar, que también fue vivienda. Y poder divisar semejante espectáculo a menos de 10 metros de distancia es una experiencia que te recomiendo. Han colocado diferentes espacios con agua donde se reúne la vida salvaje, un oasis ribereño que atrae a miles de animales desde todas las partes de la comarca, regalando una imagen única que se quedará grabada en tu memoria.


Y si todavía no te he convencido de que Caleruega debe ser tu próximo destino. Déjate llevar por su magia y sigamos descubriendo sus secretos… Decenas de yacimientos arqueológicos salpican las extensas tierras de Caleruega, romanos, árabes, celtiberos o cristianos levantaron sus banderas y anhelaron su existencia. Y quien no iba a querer quedarse en la Ribera del Duero… hasta a mi me apetece volver a nacer de nuevo. Ermitas, calzadas romanas y pueblos enteros enterrados bajo la tierra que hacen del presente un viaje hacia el pasado vivo. No se como explicarlo pero se percibe, se siente el paso del tiempo, la intensidad de la historia y la humanidad palpita desde aquí para quien esté preparado para sentirla. Estoy sobre los restos de la antigua ermita de San Mamés, y los círculos que ves fueron silos donde se escondía el cereal y el alimento.


Espérate verás que no pase por alto lo que descubrió el pastor, un fenómeno El Perica si señor. Ni más ni menos que la bodega del rey Alfonso VIII, única y de un valor patrimonial incalculable. Una cavidad de 30 metros de profundidad y cinco de altura destinada a la conservación del vino y datada en el siglo XII. Pero cabe pensar ya que por aquí pasaba una vía romana que su procedencia podía ser anterior…


Lo que también quiero es mostrarte un último yacimiento arqueológico y nos vamos juntos al corazón del pueblo para sentir el cielo sobre la tierra y darle sentido a la palabra divinidad…


Espera, oficialmente esto no es un castillo, se supone que fue un molino o una estructura de otro tipo… pero a mi no me convence del todo y no se tu que pensarás… pero aquí se han escondido reyes y su imponente y misteriosa presencia me hace sentir que sus ruinas ocultan algo más…


Lo prometido es deuda y nos vamos hasta el corazón del pueblo, recuerda que es uno de los más bonitos de España y recorrer sus calles típicas castellanas es un regalo para los sentidos. Pero me quiero centrar en el lugar que me acarició el alma, un pueblo con espíritu propio guarecido dentro de otro pueblo y protegido sobre sus propias murallas y bendiciones. Hablo del convento y monasterio de Santo Domingo, el puente entre el cielo y la tierra.


Comenzamos a caminar por el monasterio y convento desde la galería habilitada para exponer y entender la vida y obra de Santo Domingo de Guzmán a través de esculturas, cuadros y todo tipo de información que te hará entrar en conciencia de la grandeza de su persona y el extraordinario legado que nos dejado. Y me detengo unos segundo junto a mi palabra favorita…


La siguiente parada que me cautivó y asombró a partes iguales es la exposición de escultura de uno de los frailes del convento, el burgalés Alfonso Salas. Un artista que eleva el arte a lo divino. El gusto de este hombre es exquisito y disfrutar de sus obras a través de la mirada y los sentidos nos transporta hasta el alma de sus propias ideas. Gracias Alfonso por tu gran labor material e inmaterial.

Pero hay un lugar que lo sentí diferente a todos los demás. Es este pasillo que me pone los pelos de punta de la carga histórica y emocional que lo viste. Están representados los dominicos más ilustres que han cambiado el devenir de la historia. Un silencio que al atravesarlo susurra secretos para quien sepa descifrarlos, tapices, objetos e historias que te harán pensar y te conectarán con algunas de las respuestas que todos estamos buscando.


Este convento guarda muchos tesoros para la humanidad… una biblioteca con más de 10.000 obras originales y de un valor incalculable. Pergaminos musicales únicos con partituras celestiales. Obras de arte que nos ayudan a comprender la historia, como este cuadro del pueblo haza, otro de mis rincones favoritos de la Ribera del Duero.


La capilla es otro lugar que me llamó mucho la atención, un lugar perfecto para meditar y disfrutar del silencio y la concentración. Un espacio de paz en un mundo un tanto nervioso. Pero son sus vidrieras las que me enamoraron y en especial este gran techo que proyecta decenas de colores en un rostro cansado de tanto dolor ahí afuera. Porque desde aquí el tiempo se para, y desaparecen las ideas innecesarias, es como sentir un eclipse en tu interior donde cerebro, alma y corazón caminan en la misma dirección…


Respiro profundo hasta llegara a uno de los lugares más mágicos del convento que descansa bajo sus cimientos, la bodega de la beata Juana. El lugar donde sucedió el milagro y es que desde aquí se multiplicó el vino. Juana era una mujer sana y solidaria y regaló todo el vino de su bodega a las personas mas vulnerables y por tal gesto, de los cantaros comenzó a brotar un manantial de vino infinito… Y es que otra cosa no, pero en la Ribera del Duero vino tenemos para todos.


Acabamos la visita del convento desde el origen del todo, su elegante patio interior, donde divisamos la majestuosa torra de los guzmanes, el lugar exacto donde nació Santo Domingo de Guzmán. Es la edificación más antigua datada del siglo X, casi mil años y todavía sigue en pie, con 17 metros de altura y tres plantas habilitadas como salas de exposiciones y proyecciones sobre su historia. Desde lo más alto tenemos una vista extraordinaria de la Ribera del Duero y los campos de Castilla que enamoraron a Antonio Machado, y es que no me extraña, con estas vistas y sobre semejante patrimonio histórico, sacro y cultural uno es capaz de entender la grandeza del pasado, la fuerza de lo divino y la importancia de aportar lo mejor de nosotros mismos al todo del que todos somos parte. Llámalo vida, Dios o energía, pero que sea la guía para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.



No me cansaré de repetirlo, pero los pueblos son infinitos si los miras con cariño, me da igual otoño o durante el invierno más frío, cada momento tiene su encanto, es la virtud de vivir en campo. Quiero sumar a todo lo añadido que Caleruega está totalmente preparada para recibir y acoger al visitante de la mejor manera que puedes imaginar, con una oficina de turismo cinco estrellas. Casas rurales, un hotel maravilloso y restaurantes exquisitos. Si te gusta el senderismo tienes diversas rutas para recorrer como la ruta de Santo Domingo o el popular camino del Cid Campeador. Tienes que conocer la tradición del Santito o probar unos de los dulces más ricos que he probado en mi vida, que como no, son un Milagro hecho con las manos divinas de nuestras monjitas. Y me reservo un par de cosas para que las descubras tu mismo en la que espero sea tu próxima destino.


Gracias, gracias y gracia a todas las personas bonitas que entre todos estamos construyendo estos vídeos. Gracias José Ignacio, David, Esther, Lara, a la oficina de turismo y a todos por contactar conmigo que yo siempre estoy agradecido de todo lo que se hace con cariño.


Te voy a pedir algo… Ayúdame a difundir este vídeo, hacérselo llegar a tus amigos, deja un comentario que con gusto te hablamos, dale un me gusta al vídeo, y lo más importante de todo… quédate conmigo y suscríbete a mi canal porque voy a darlo todo para enseñarle a mundo lo extraordinario que es Burgos, Castilla y León y toda España.


¿Estás preparado para el siguiente destino? Yo siempre… Hasta pronto.