Iglesias románicas del Valle de Manzanedo en la provincia de Burgos

Descubre la ruta de las iglesias románicas del Valle de Manzanedo en Las Merindades de Burgos. Un viaje al pasado cargado de historia y belleza, entre parajes naturales de ensueño y sorpresas tras cada silencio. Comparto el guion escrito para el vídeo documental de YouTube sobre la ruta, el cual te recomiendo ver antes de leer el articulo y así después poder disfrutar con tiempo de las fotografías y analizar con detalle las esculturas y los misterios de la zona más mágica de la provincia de Burgos.


vídeo-documental de la ruta del Valle de Manzanedo (Burgos)

Sígueme en Instagram y hablamos @Carloartspain


Si hay un lugar mágico para mi en la provincia de Burgos, son Las Merindades, la comarca más al norte de la región castellana y el lugar donde nació Castilla.


Las Merindades son un conjunto de pueblos protegidos por una gran muralla natural compuesta de grandes montañas y tremendos fosos como el río Ebro. Una región despoblada pero saturada de extraordinaria belleza. Dicen que aquí también se esconde el Santo Grial y que las brujas y seres mitológicos se ocultan entre los densos bosques milenarios, que esconden una de las zonas con mayor concentración de saltos de agua y cascadas de toda España. Pero bajo nuestros pies late un secreto más profundo… Estamos sobre el monumento natural de Ojo Guareña, uno de los mayores complejos de cuevas y cavernas del planeta con más de 110 km de longitud, todo un mundo paralelo y subterráneo bajo nuestros pies.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Las Merindades esconden sorpresas infinitas que pronto te iré contando, pero quiero centrarme en algo especifico. El arte románico burgalés del Valle de Manzanedo, que va más allá de una conexión divina... Las Merindades se dividen y organizan en diversos Valles, separados por montañas con forma de concha, y estos valles agrupan pequeños pueblos y aldeas, muchos de apenas una docena de habitantes pero todos guardan un encanto sin igual. Uno de estos Valles es el de Manzanedo que vamos a recorrer en parte y en busca de su esencia…

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


La primera parada para comprender y sentir el románico burgalés es el Eremitorio de Argés, el origen del todo, una iglesia rupestre del siglo VIII enclavada en la roca. Tras la retirada de los musulmanes hacia la meseta, los primeros repobladores de Las Merindades fueron religiosos que se retiraban a estos eremitorios y hogares para rezar en un lugar apartado y en paz.


Algo parecido a los druidas celtas pero en versión cristiana siglos después. Intelectuales, manantiales de buenos valores, curanderos, amantes de la naturaleza y profesores de la vida. Los eremitas eran referentes donde pedir ayuda y guía espiritual, un remanso de paz en un mundo en guerra. Estos dos huecos escavados en la roca son tumbas que a uno le ponen los pelos de punta y transportan mi imaginación a otro lugar al este de la provincia de Burgos, la necrópolis de cuyacabras, la ciudad de los muertos.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Seguimos en busca de los cinco pueblos y sus cinco iglesias románicas del Valle de Manzanedo, la primera población es Crespos, un lugar especial apartado del mundo entre bosques de en sueño, decorado con numerosos detalles que da gusto perderse entre sus calles. caminamos hacia su iglesia románica o también llamada de la Inmaculada Concepción. Construida en el siglo XII de forma rústica y sencilla haciendo honor a su estilo y que aguanta firme el paso del tiempo. Personalmente el arte románico me fascina y perturba a partes iguales, atrevidas y misteriosas imágenes obscenas, ajedrezado y formas de flores y animales que no logro entender como pudieron ser aceptadas nueve siglos atrás. ¿Curiosa combinación de elementos no crees?

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Seguimos la ruta hasta llegar a la aldea de Ailanes en busca de la segunda iglesia románica del valle de Manzanedo, cuyo nombre es San Cristóbal Mártir. Una pequeña estructura sometida a diversas reformas para rescatar su presencia del abandono y derrumbe. No lo entiendo… miles de euros para decoraciones y tonterías mientras dejamos que nuestro patrimonio más valioso se nos caiga a pedazos… Que siga el mundo hacia donde quiera, que yo me bajo, porque esta si es mi lucha y no voy a mirar hacia otro lado.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Desde Ailanes se ve a lo lejos otra estructura que parece una iglesia que no ha tenido la misma suerte de mantenerse en pie. Una antigua iglesia rodeado de estructuras que parecen un viejo poblado. He buscado información sobre este lugar pero es raro porque no he encontrado nada claro… este sitio me dejó fascinado, estas pinturas rojas en la pared me hacen creer que podría ser románico, pero no te vayas a creer todo lo que digo ni creas todo lo que piensas. Saber más sobre este lugar lo dejo en tus manos, al igual que muchos secretos que me guardo de los lugares que te muestro. Pon en duda absolutamente todo y se tu mismo quien construya las respuestas.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


El tercer destino es San Miguel de Cornezuelo y su iglesia románica de San Miguel Arcángel. Frente a su imponente presencia se entiende su relación directa con la iglesia de Crespos, ambas construidas en el siglo XII y con una estructura similar. Yo sigo alucinando con los detalles y las figuras, en especial las esculturas eróticas que a día de hoy contrastan en una iglesia. Igual en algunos aspectos antes éramos más abiertos que ahora… Pero este lugar esconde un rincón especial, sobre el pórtico encontramos uno de los símbolos más latentes de la humanidad, el árbol de la vida. Y sobre este un guerrero mordido por un león. ¿Cuál crees que es el mensaje que quisieron hacernos llegar?

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


En busca del cuarto destino recorremos el Río Ebro a través del desfiladero de los tornos para disfrutar de la naturaleza en estado puro. No me aguanto las ganas de decirte que la sorpresa del vídeo está en el final y al igual que yo te quedarás hechizado hasta visitarlo. Bueno hay otra cosa que no me aguanto sin decirlo… ¡No al fracking! Y todo aquello que ponga en peligro el equilibro natural.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Llegamos a Manzanedo, la capital de la comarca y que da nombre al valle. Es evidente que su nombre provine de la gran cantidad de manzanas que en el pasado había en la región, donde hoy apenas quedan algunos manzanos en pie, lo suficiente para probar una sola y darse cuenta de que estás en el paraíso. Se que esto no es tan dulce ni apetitoso como una manzana, pero estas plantas de la ría se llaman berros, son comestibles y me recuerdan a mi infancia al ir a cogerlos con mi padre.


Llegamos a su iglesia románica, la cuarta pieza del puzzle que estamos construyendo en esta ruta. Que me va a servir para explicarte en si el arte románico burgalés. No lo hicieron los romanos ya que su imperio se derrumbó en el siglo V, pero su legado es eterno, imitado y perfeccionado. El arte románico procede del siglo XI al XIII, tras la reconquista cristiana y la añoranza de la cristiandad de un pasado grandioso y divino. Resucitaron el arte de la antigua roma, pero también supieron extraer detalles y fundamentos exquisito del arte bizantino, germánico o árabe. Así que el románico si podría considerarse una derivación del arte romano, pero fusionado, simplificado, robusto y siete siglos después del apagón de su cultura.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Y llegamos a la quinta y última iglesia románica de la ruta del valle de Manzanedo. El pueblo es San Martín el Rojo, casi deshabitado y enclavado en un paraje místico donde la decadencia es parte de su encanto. Este detalle me encantó y es que son antiguos panales de abejas llamados dujos, con pequeños agujeros por fuera y accesibles desde el interior de las casas. Pero no me entretengo más y voy directo al grano. Las figuras de esta iglesia son extraordinarias, diferentes a todas las demás. Fíjate en este ser infernal encadenado y atrapado con el peor de los males y miedos de la Edad Media, el mismísimo demonio lo espera al otro lado del arco, no tengo palabras para describir lo que se siente frente a esto, nos dice cosas que no comprendo pero calan dentro de ti. Pero hay más rostros y seres sacados de otro mundo… músicos, bailarines, cuernos y flautas, ajedrezado, misteriosos agujeros perforados sobre la piedra y mensajes ocultos que se perciben profundos a cada paso. ¿Qué querían decir? ¿De que nos advierten? ¿Por qué los pusieron ahí?


No hay nada mas absurdo, egoísta y doloroso que dañar el patrimonio artístico y cultural, para quien lo hizo es una simple ralladura que no le interesa a nadie pero es un ataque contra toda la humanidad y sus consecuencias vitales tendrá para el culpable, te lo aseguro... por favor, acuérdate de llevarte tu basura. Gracias.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Fuera del área de seguridad suceden las cosas más interesantes… nos salimos de la ruta marcada ya que a lo lejos divisamos algo raro y nos dirigimos allí…


Nos encontramos con todo un pueblo abandonado no hace muchos años, y pienso en cuanto otros le seguirán sus pasos y que podemos hacer para evitarlo. Si estás pensando en empezar tu vida de nuevo desde un pueblo, HAZTO, si quieres marcharte a la gran ciudad, allá donde estés nunca te olvides de donde vienes.

Galería de fotografías, pulsa la flecha.


Y llegamos al final del vídeo donde lo prometido es deuda y te voy a mostrar un lugar que te dejará de piedra. A orillas del rugido del Río Ebro se encuentra la puerta del Valle de Manzanedo, entre parques naturales y engullido por el frondoso bosque, se ocultan las ruinas del Monasterio de Santa María de Ríoseco. Procede del siglo XII y XIII habitado por unas 100 personas organizadas por los monjes blancos, color que hace referencia a su vestimenta. Paz entre Castilla y Navarra, desobediencia al rey, monjes revolucionarios y autosuficientes levantaron este templo. Trajeron los árboles frutales al valle de las manzanas y me guardo la sorpresa de sus misterios y leyendas para que las descubras y sientas tu mismo y vengas a visitarnos.



Gracias, una vez más, por acompañarme y descubrir juntos los secretos de la provincia de Burgos, y pronto castilla y León y toda España. Una y mil veces, gracias por apostar por un turismo rural y de calidad, una economía circular y local. Y actuar de una forma consciente, amable y sostenible.


Hasta pronto...