Ruta de las 7 torres defensivas de la isla de Ibiza.

Lo primero que te recomiendo ver es el vídeo en mi canal de YouTube sobre las torres defensivas de Ibiza. El texto es el guión del propio vídeo.


Bienvenido a la ruta de las 7 torres defensivas de la isla de Ibiza. Vamos a recorrer las atalayas una a una para conocer más sobre ellas y algún secreto relacionado. Abre tu mente, alas y corazón y déjate llevar por la esencia de Ibiza, que tengas un buen viaje…



Comenzamos desde la torre más majestuosa y popular de toda la isla, la torre de SES SAVINAR, frente al islote místico de Es Vedrà. 7 atalayas semejantes a está rodean los acantilados y playas de Ibiza pero hay muchas más ocultas... estructuras cilíndricas y robustas, sin adornos ni detalles. Fuertes y colocadas en los lugares más estratégicos de la isla protegen la misma. Similares a las talayas musulmanas que encontramos en la península ibérica como estas de la provincia de Soria y que al igual servían para divisar la llegada de enemigos en el horizonte y transferir el mensaje a los ciudadanos y poblaciones de la isla mediante señales de humano, códigos con los reflejos de los espejos y sonidos que alertaba del peligro.


Recorremos la costa oeste para encontrarnos con la Torre D´en Rovira que vigila la perla blanca de las playas Ibicencas, Cala Comte. El ORIGEN de las torres no está claro pero podría remontarse 2.000 años atrás. Desde antes de cristo ya se hacía referencia a torres de defensa en la isla. Cartagineses, fenicios y romanos se apoderaron de Ibiza y la defendieron con todas sus fuerzas. La cultura árabe perfeccionó estas estructuras con sus avances pero fue la corona española fue quien levantó las torres tal cual las conocemos hoy, aunque hayan sufrido posteriores reformas. Las siete torres que podemos ver fueron levantas entre el siglo XVI y el siglo XVIII según iba variando la procedencia de sus enemigos y las costas a defender.

Sobre un acantilado del Puerto de San Miquel nos encontramos con la torre Des Molar. ¿DE QUÉ O QUIEN SE DEFENDIAN LOS IBICENCOS? Tras la reconquista y unión bajo la misma corona de los diferentes reinos cristianos peninsulares, teóricamente las amenazas dejaron de estar dentro del territorio para trasladarse a sus fronteras terrestres y marítimas. Los piratas y corsarios tenían atemorizados a los habitantes de la isla. Otomanos, Berberiscos, holandeses, ingleses, franceses y muchos de procedencia hoy todavía desconocida, desembarcaban en la isla constantemente provocando tremendos destrozos...

La cuarta torre la encontramos en Portinatx, la cual lleva su nombre. Los pueblos europeos y mediterráneos han deseado el control de la isla por su privilegiado carácter estratégico entre África y Europa, y evidentemente, por su belleza sin igual, un paraíso en la tierra al que todas las culturas querían poner su nombre. Los piratas y ataques devastaban la isla hasta punto terroríficos. Hay escritos que dicen que las masacres eran tan desproporcionadas durante la Edad Media que la isla ha estado al límite de su despoblación humana en varías ocasiones. Pero siempre hubo una esperanza porque el valor de un ibicenco no lo para ni 100.000 piratas. Voy a mostrarte uno de los misterios de la isla que son ses torres d´en Lluc, los restos de una antigua fortaleza en los acantilados entre Santa Inés y San Mateo, poco se sabe sobre su procedencia pero esta enorme fortaleza constaba al menos de dos grandes torreones y una muralla que protegía lo que hoy nos es desconocido. Muchas leyendas circulan en torno a este lugar, hay quien dice que podría ser una fortaleza vikinga o un pueblo perdido y aislado del resto, un eslabón que nos ayudaría a entender mejor la intensa historia de la isla…

Frente al islote de Tagomago domina el paisaje la torre d´en Valls. Estas torres podían albergar entre 150 y 200 personas en caso de ataque. Y es que se me parte el alma al pensar en lo que tuvieron que vivir los habitantes de la isla. Ibiza siempre fue tierra de paz y los ibicencos personas humildes que querían vivir tranquilos, gente de campo, de cultura y tradición, más de defensa que de ataque, más de querer que de poder… Los ataques que sufrían eran tan constantes y voraces que muchas veces solo podían esconderse en estas torres y sus hogares, y esperar a que se lleven todo menos su vida… Sellaban las puertas y rezaban por su vida era la única salida. Los poemas populares hablan sobre esto y sobre otro tema que me pone los pelos de punta. Los secuestros, miles de ibicencos fueron secuestrados para ser vendidos como esclavos repartidos por Dios sabrá donde…


En el sur de la isla y protegiendo las Salinas de la ciudad de Ibiza tenemos delante la Torre Des Carregador o de sal rosa. Uno de los misterios y peculiaridades de la isla, es que los campesinos estaban tan acostumbrado a los ataques que ellos mismo construyeron torres de protección es sus campos y viviendas, multiplicándose así el numero de estas estructuras en el interior de la isla como el ejemplar caso del poblado de Balàfia en San Lorenzo donde podrás disfrutar de la arquitectura defensiva de interior popular. Por lo tanto podemos pensar que las torres de las costas fueron construidas por los gobernantes y las torres que encontramos en el interior de la isla por los propios habitantes.


Y acabamos la ruta desde la Torre de Ses Postes donde aprovecho para hablarte sobre una de las joyas culturales ibicencas y uno de sus secretos mejor guardados… esta red de torres perfectamente comunicadas, tenían también su conexión con cuatro poblaciones más grandes en los cuatro puntos cardinales. Las bellas y aparentemente inocentes iglesias blancas de las postales de la isla, en realidad son templos sacros fortificadas preparadas para la defensa civil durante la batalla. Las iglesias de San Antonio, Santa Eulalia, San Miquel e Ibiza no solo estaban protegidas por Dios sino por robustos muros y una estratégica arquitectura defensiva. Cuando sonaba el sonido de alerta, las puertas de las iglesias se abrían para albergar a miles de personas, una vez dentro sellaban sus entradas para intentar salvar sus vidas. Estas iglesias tan modestas, que no quieren llamar la atención, han salvado miles de vidas y las debemos un respeto y reconocimiento que cada uno sabrá cómo aplicar.



Gracias una vez más por viajar conmigo, que la nueva normalidad pase por valorar como se merece la cultura, el arte y nuestro patrimonio. Siempre es bueno recordarlo… cuida el entorno, llévate toda la basura y trata con cariño a las personas locales respetando su forma de vida y tierra. Si te ha gustado el vídeo te invito a suscribirte a mi canal y estar al día de las siguientes experiencias sobre la isla de Ibiza y el resto de España. Te dejo mi Instagram (@CarloArtSpain) para seguir conectados de una forma más directa. También puedes colaborar con el proyecto mediante Patreon (Carlo Cuñado).


Una vez más, gracias y hasta pronto.